Hoy es el Día Mundial de Lucha contra el Cáncer y uno de los datos más enfáticos de las campañas de este año es que la prevención resulta clave para atacar a esta pandemia. Esto significa, que cambios en el estilo de vida de las personas pueden transformarse en una reducción de hasta 30% de las probabilidades de desarrollar cáncer en un futuro. Pero primero debemos entender ¿qué es el cáncer y por qué cambiar mis hábitos me puede mantener lejos de él?

Esto va a sonar un poco a clase de biología de secundaria pero para comprender qué es el cáncer necesitamos entender primero qué es una célula. Para ponerlo simple, una célula es la unidad básica de la vida.

No existe nada mas simple que una célula puede cumplir los requisitos necesarios para estar vivos, que son; nacer, crecer, metabolizar nutrientes, responder a estímulos externos, reproducirse y evolucionar. Las células se reproducen a diferentes ritmos según su función, por ejemplo las células de la piel se dividen cada 24 horas, y las células del hígado tardan hasta un año en dividirse, e incluso hay algunas que nunca se reproducen, como las células del cerebro.

El origen del cáncer se encuentra precisamente en este proceso de reproducción, en el cual una célula madre da lugar a 2 células hijas con ADN idéntico. Este proceso comienza con la célula replicando cada uno de sus organelos y su material genético, en este momento la misma célula utiliza mecanismos para confirmar que no existan errores en las copias de ADN, pero estos mecanismos no son 100% efectivos, y aquí es cuando suceden las mutaciones, no todas las mutaciones son malignas ni mucho menos todas causan cáncer, la gran mayoría no producen cambios significativos o su daño es mínimo, aquí es donde entra en juego el otro sistema de protección del cuerpo contra células defectuosas, la apoptosis. La apoptosis es la muerte y destrucción programada de células dañadas, ya sea por mutaciones graves o por infecciones, y es parte del sistema inmune, pero como todo no es 100% efectivo, puede haber células defectuosas que se ‘escapen’ al sistema y comiencen a reproducirse desconsoladamente. Aquí es cuando se producen los problemas. En el mejor de los casos si una célula defectuosa escapa a la apoptosis y se permite su reproducción se pueden producir quistes o tumores benignos, y en el peor de los casos se pueden producir tumores malignos y llega eso que conocemos como cáncer.

¿Y entonces que se hace?

 La mejor manera de lidiar con el cáncer es la prevención. Cosas tan simples como evitar fumar o permanecer por mucho tiempo en lugares saturados de humo de tabaco, evitar las relaciones sexuales de alto riesgo, mantener una buena dieta, hacer ejercicio, entre otras. Otra es fomentar una cultura de los cuidados y la salud, pues de ella dependerá tener diagnósticos oportunos que pueden ser la diferencia entre la vida y la muerte.

Lo ideal es realizar estudios cada seis meses para detectar los tipos de cáncer más comunes, es decir, realizar malograrías para detectar el cáncer de mama, papanicolao para cáncer cérvicouterino, o bien en caso de encontrar algún crecimiento sospechoso, no dudar en realizar una biopsia. Este procedimiento puede ser un poco doloroso pero generalmente es sencillo, aunque por supuesto dependerá de la ubicación del tumor sospechoso. Lo que se hace es tomar una muestra de tejido de este crecimiento para determinar si en efecto es cáncer y que tipo es, ya que existen más de 100 diferentes tipos que afectan toda clase de células del cuerpo.

Es importante resaltar que además esta enfermedad está fuertemente relacionada con el genotipo de cada persona, por ello es que cada caso es diferente. Es como si consideráramos cada tipo de cáncer como un organismo y cada caso como un individuo de esta especie. Esta es la razón por la cual no todos los tratamientos son adecuados para todos los casos y se requiere la atención personalizada de un médico oncólogo que determinará el mejor tratamiento.

¿Cuales son los factores de riesgo?

 Hay muchos factores de riesgo, como el tabaquismo, la obesidad, dietas altas en grasas y azúcares, riesgos ocupacionales como exposición a arsénico, asbestos, radiaciones ionizantes como rayos gamma, rayos X. partículas beta y partículas Alfa. (no es lo mismo que radiaciones no ionizantes como las microondas que se utilizan en la mayoría de transmisiones de radio que usamos todos los días como el Wi-Fi, las redes celulares, hornos de microondas, etc…), la radiación UV, el consumo de alcohol, haber contraído Hepatitis B o algunos tipos de Papiloma Humano, la exposición a ciertos productos químicos. etcétera.

La Organización Mundial de la Salud mantiene una base de datos de agentes causantes de cáncer, sin embargo cabe aclarar que esta base de datos está organizada en grados de evidencia de que estos agentes realmente causan cáncer, no en el riesgo real ni en la probabilidad de contraer cáncer por ser expuesto a estos agentes.

¿Como reducir nuestro riesgo de contraer cáncer?

 La Organización Mundial de la Salud tiene una lista de 12 recomendaciones para reducir el riesgo de cáncer, las cuales son:

  • No fumes ni uses ningún tipo de tabaco.
  • Haz de tu hogar y espacio de trabajo lugares libres de humo de tabaco.
  • Mantén un peso saludable.
  • Haz ejercicio y mantén una vida activa.
  • Lleva una dieta saludable, consume gran cantidad de granos enteros, vegetales y frutas, evita alimentos altos en grasas o en azúcares simples, reduce el consumo de alimentos altos en sales como carnes procesadas.
  • Reduce el consumo de alcohol y de ser posible evítalo completamente.
  • Evita el sol en exceso y, de preferencia, utiliza a diario bloqueadores solares.
  • Sigue las instrucciones de seguridad de los productos que usas a diario
  • Averigua si estás expuesto a altos niveles de Radón (Gas radioactivo naturalmente presente en algunos tipos de roca y que puede acumularse en paredes antiguas)
  • Amamantar reduce el riesgo de cáncer de mama, por otro lado, algunas terapias hormonales aumentan el riesgo de cáncer.
  • Asegúrate que tu y tus hijos reciban vacunas para la Hepatitis B y el Virus del Papiloma Humano.
  • Acude a tu médico y realizate estudios para cánceres gastroenterológicos, cáncer de mama, cáncer cérvicouterino y cáncer de próstata.

Estas son sólo algunas de las recomendaciones más importantes, pero la más importante es cuídate y ámate, porque eso hará que el estilo de vida saludable se vuelva tu mejor compañero y con ello sin duda el cáncer no será un problema con el que tengas que lidiar en tu vida. #AtendContigo.