¿Has oído hablar de la gasometría?¿Sabes en qué consiste? Te contamos todos los detalles sobre esta prueba médica en nuestro blog.

21217-687-494

¿Qué es la gasometría?

Una gasometría, como se ha mencionado anteriormente, es una prueba a través de la cual se pueden observar los niveles de oxígeno, dióxido de carbono, así como otras sustancias, en la sangre. En función del tipo de vía de la cual se extraiga la muestra nos podemos encontrar con gasometrías venosas, en las que se obtiene la sangre de una vena; o gasometrías arteriales, en las que se recoge la sangre de una arteria, generalmente de la radial de la muñeca.

La utilidad de esta prueba es que gracias a la información de la sangre recogida se puede determinar si existen alteraciones que puedan comprometer la salud del paciente, como por ejemplo alteraciones en el metabolismo renal, acidosis, hiperventilación o insuficiencia respiratoria.

¿Cómo funciona?

Ahora llega la primera pregunta, ¿hay que prepararse para hacer esta prueba? No, es una prueba que no implica riesgos por lo que no es necesario ni ingresarse ni ir acompañado. Tampoco se requiere de mucho tiempo para realizarla, ni tomar medicamentos antes.

En sí es bastante similar al reconocido análisis de sangre. El enfermero o enfermera limpiará el área de donde nos vaya a extraer la sangre, nos palpará el pulso y cuando localice la vena o arteria que necesite, pinchará. Es un bote pequeño el que se tiene que llenar, así que no durará más que unos segundos.

Siguiendo la misma línea de los análisis de sangre, extraerán la aguja, nos colocarán un algodón y nos solicitarán que presionemos unos 15 minutos. Y tal cual uno llega, se vuelve a marchar.

Las complicaciones que se pueden derivar de una gasometría son similares a los de un análisis de sangre: que nos salga un moratón, una pequeña infección o que se produzca una hemorragia, situación bastante rara.

¿Te pareció útil esta información?, ¿Te has hecho una prueba de este tipo en alguna ocasión?, ¿Cuéntanos cómo fue experiencia?