Jugos-depurativos-500x339.jpg

Está claro que los jugos naturales son una forma excelente de nutrir nuestro cuerpo y cerebro, pero en muchas ocasiones, en vez de molestarnos en preparar un jugo de forma casera, los compramos en la tienda creyendo que son sustitutivos aceptables y con cierta calidad, pero nada más lejos de la realidad.

A continuación detallo qué diferencias hay entre los distintos tipos de Jugos que encontramos en el mercado, y tener en cuenta a la hora de comprar para nuestros hijos, mayores, y también a nosotros mismos.

Jugo casero: El más recomendable,  porque aún se conversan en tu refrigerador es la opción más natural, contienen mayor cantidad de fruta y vitaminas y sin azúcares añadidos. Prepararlo todas las mañanas, te mantendrá muy sano, hay varios ejemplos de las combinaciones que puedes hacer como el jugo verde con apio o el de piña para el colesterol.

Jugo de puesto:  Generalmente por falta de tiempo, existen muchas opciones que venden en la calle. Pero este muchas veces puede no ser tan fresco como esperas a menos que lo preparen enfrente de tí. Este tipo de jugos es más caro, pero también sigue siendo sano por estar menos procesado, pide que no le añadan azúcar para que conserve mejor las vitaminas de la fruta.

Jugo de envase (no se le puede llamar jugo): Es un producto “derivado” que contiene aproximadamente un 50% de jugo concentrado más un 50% de agua y azúcar.

Bebida de frutas: Sería la menos recomendable, porque es un 90% de agua, un 10% de jugo concentrado y azúcares.

Espero que nuestro artículo te ayude a pensar sobre que tipos de jugos pueden mejorar la salud de tu familia y la tuya propia. ¿A partir de ahora cambiarías de elección?.