Aunque opciones en CDMX para hacer infinidad de cosas existen miles , escogimos los lugares más bonitos para visitar y disfrutar de buenos momentos con tus abuelos en CDMX que son menos conocidos, más económicos y sumamente divertidos/enriquecedores para la familia.

EL MERCADO DE COYOACÁN

Coyoacán siempre es pensado por sus bonitos restaurantes, pero pocas veces se admira con el asombro necesario a ese inmueble antiquísimo y esencial para la vida del barrio. Ir a desayunar al mercado es una de las opciones más ricas y baratas que se tienen en la Capital para un fin de semana sin complicaciones.

PARQUE NACIONAL FUENTES BROTANTES DE TLALPAN

Este parque es un espacio natural localizado al sur de la Ciudad de México; en él se encuentran algunos manantiales que brotan de la falda de la sierra del Ajusco.

Fue declarado Parque Nacional el 28 de septiembre de 1936. Anteriormente se ubicaba en el lugar el rancho Teochtíhuitl y la barranca de los manantiales. La mayoría de especies que habitan en este lugar fueron traídas y aclimatadas, resultado de las donaciones de Semarnat y otras instituciones.

Actualmente es uno de los lugares más visitados por los habitantes del sur de la ciudad. Un lugar para pasar el día en medio de la naturaleza y hacer ejercicio.

MUSEO DE HISTORIA NATURAL Y CULTURA AMBIENTALIMG_8502-baja

Recientemente remodelado, es un lugar súper interesante, tanto como a chicos y grandes te sorprendera la manera muy didáctica de la visita, te recomendamos que visites el observatorio es una pantalla esférica de unos 3 metros de diámetro con 4 proyectores simultáneos en donde puedes ver (y escuchar) a la Tierra,  otros planetas del Sistema Solar, diferentes lunas e incluso el mismo Sol.

Baños medicinales El Peñón de los Baños

Los temazcales, que en náhuatl significa templo de vapor, son baños empleados para la medicina tradicional. En el Peñón de los baños se hacían este tipo de rituales desde la época prehispánica, ya que de ahí brotaban aguas termales, y la práctica ha sobrevivido al paso del tiempo. La gente, sobre todo la de mayor edad, suele tomarlos para quitar los dolores de reumas.

EL MUSEO DEL JUGUETE

Aquí pasarás un buen rato recordando con tus abuelos o la familia los buenos tiempos cuando eras niño, aquí el guía eres tu mismo ya que eres quien comenta desde tu propia experiencia cómo se jugaba con esto, los ratos que pasaste con tu papá, tu primer juguete.

El museo muestra parte de una extraordinaria colección de más de un millón de juguetes artesanales y tradicionales que han formado parte de nuestra infancia.  Aviones, rompecabezas, trenes, caballitos, muñecas, cocinitas, carritos, robots, soldados. De madera, de latón, de plástico, de trapo, de cartón, de peluche, de papel. Todo cabe en este curioso museo de la nostalgia.