Las personas en cuidados críticos son aquellas cuyo estado es frágil a causa de enfermedades o complicaciones que han sufrido, que afectan sus órganos y hacen que requieran ayuda para mantener sus funciones vitales. Por este motivo es fundamental contar con personal especializado que pueda atender correctamente a los pacientes pero, sin embargo, en nuestro país este tipo de profesionales escasea. Así lo determina un estudio de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

De acuerdo a la institución, las oportunidades de formación en materia de cuidados críticos existen en México, pero aun así los enfermeros y enfermeras dedicados al área son muy pocos. Pese a ser un área demandada, la oferta es muy restringida y los hospitales no tienen los profesionales que necesitan para monitorear a sus pacientes.

Los pacientes críticos requieren cuidados continuos y monitoreo constante debido a su salud lábil. Es común que sus estados cambien súbitamente y requieran intervención inmediata para recuperar su salud. Es precisamente esta inestabilidad la que hace que el personal requiera conocimientos específicos a la hora de enfrentar estas situaciones, que suelen asociarse con el síndrome de respuesta inflamatoria, sepsis, shock, traumatismos, cáncer, insfuciencia renal o síndrome coronario, y las terapias suelen ser permanentes en muchos casos.

Los especialistas también deben saber cómo prevenir complicaciones en los tratamientos y recuperación, infecciones y úlceras, cómo mantener la vía de aire permeable y atender a las necesidades de los pacientes dependientes, así como detectar los cambios significativos para informar al personal de si es necesario modificar el tratamiento.