Para las personas mayores, así como para personas más jóvenes que hayan sufrido algún accidente o patología que haya limitado su autonomía a cualquier nivel, las actividades de la vida diaria (AVD) tienen un papel fundamental para el automantenimiento y la participación familiar y social.

La terapia ocupacional, ligada a la geriatría desde sus inicios, analiza, evalúa, gradúa y adapta las actividades de la vida diaria para facilitar la autonomía de las personas. En el caso de las personas mayores se convierte, por tanto, en una herramienta esencial para su salud y calidad de vida.

¿Qué son las actividades de la vida diaria (AVD)?

Las actividades de la vida diaria son aquellas que las personas hacen de manera cotidiana, como alimentarse, vestirse, mantener una higiene personal, desplazarse, relacionarse, etc.

Existen diferentes clasificaciones de las ADV pero una de las más sencillas, la de la AOTA (Asociación Americana de Terapia Ocupacional), distingue entre:

  • Actividades Básicas de la Vida Diaria (ABVD). Son las que tienen que ver con el ámbito más personal, de cuidado del cuerpo y de la calidad de vida de uno mismo.
  • Actividades Instrumentales de la Vida Diaria (AIVD). Son las que tienen que ver con la interacción con el medio (mantenimiento del hogar, desplazarse por la comunidad, cuidar de los demás, cuidar niños, usar las nuevas tecnologías, etc.). Generalmente son actividades complejas y opcionales, es decir, se pueden delegar en otras personas.

Cuando se habla de terapia ocupacional en el ámbito de las residencias para personas mayores, normalmente se trabaja principalmente para recuperar la autonomía en las actividades básicas de la vida diaria.

¿Cómo trabaja el terapeuta ocupacional?

El terapeuta ocupacional parte de la valoración de las capacidades físicas, mentales y sociales de la persona mayor para ver con qué actividades de la vida diaria debe trabajar.

Una vez detectadas las necesidades, trabaja con la persona de manera individual, adaptándose a sus capacidades, con el objetivo de prevenir la pérdida, mantener, o mejorar la autonomía funcional.

Algunos ejemplos de las tareas que hace el terapeuta ocupacional son:

  • Hacer un entrenamiento de acciones que tienen que ver con la higiene y el cuidado de la propia imagen como ducharse, peinarse, vestirse, etc.
  • Dar instrucciones sobre cómo utilizar y cuidar de las ayudas técnicas que utiliza la persona, tales como audífonos, andadores, bastones, silla de ruedas, ortesis, prótesis…
  • Proponer ejercicios de economía articular para evitar la sobrecarga de las articulaciones.
  • Trabajar con la persona para adaptar el entorno inmediato a sus necesidades.
  • Entrenar la realización de transferencias, es decir, cómo sentarse o levantarse de la silla, la cama…
  • Conseguir un buen control de la postura en decúbitos, es decir, cuando se está encamado, etc.

Además, el terapeuta ocupacional también se encarga de promover la estimulación cognitiva de la persona mayor con la que trabaja para mejorar la atención, la memoria y las habilidades sociales.

Más información

Agenda una cita con nuestra terapeuta ocupacional de capear Anna Lyons una experta del tema con más 7 años de experiencia regresando la independencia a las personas. Llamamos al (55).12.09.17.87 o manda un correo a anna@atend.mx

¡Obtén tu plan de trabajo personalizado registrándote aquí!