En el verano de 1921, el profesor Frederick Banting descubrió, junto con su alumno Charles Herbert Best, la insulina, la hormona que metaboliza los hidratos de carbono y cuya ausencia es la causa de la diabetes. Descubriendo una sustancia considerada entre los productos farmacológicos más eficaces del mundo, millones de seres humanos, enfermos de diabetes, cambiaron su vida.

Fue una perra llamada Marjorie, el 6 de agosto de 1921 en Canadá, el primer animal diabético del mundo. Frederick y su ayudante tuvieron la idea de ligar el conducto excretor pancreático de un mono, provocando la autodigestión de la glándula.  Después, exprimiendo lo que quedaba de este páncreas, obtuvieron un líquido que, inyectandolo, conseguía reducir en dos horas una glucemia, habian descubierto la insulina.  Después de haberle quitado el páncreas, esta perrita pudo vivir varias semanas con la inyeción del extracto de Banting y Best, hasta que tuvo que ser sacrificada al acabarse el extracto.

En diciembre de 1921, intentaron el primer ensayo en una persona, pero falló. El 11 de enero de 1922, Leonard Thompson, de 14 años y diabético desde los 12, recibió una inyección de extracto de páncreas. Tras un tratamiento con una versión purificada del extracto primitivo para eliminar contaminantes tóxicos, se logró una mejoría sensacional en el paciente. Leonard fue el primer ser humano a quien se eliminaron los síntomas de la diabetes con extracto de páncreas.

La insulina es una hormona que segrega esa zona del páncreas que recibe el nombre de islotes de Langerhans.Gracias a ella nuestro organismo metaboliza los hidratos de carbono. Cuando falta, comienza a aumentar peligrosamente la proporción de glucosa en la sangre, hecho que constituye la diabetes, una enfermedad que afecta a 380 millones de personas en el mundo.

Además de descubrir la insulina, se habla de “tratamiento de Banting” para referirse al tratamiento de la obesidad mediante un régimen restringido, especialmente en azúcar, harinas y grasas. Presisamente hoy Día mundial de la Diabetes coincide con el 125 aniversario el nacimiento del científico (14 de noviembre de 1891), que falleció de forma prematura a los 49 años falleció víctima de un accidente aéreo en Newfoundland.

Es necesario alabar y decir que tras la mejoría de Leonard y gracias a Marjorie los científicos ofrecieron la fórmula de la insulina gratis a las compañías. En 1923 ya se podía conseguir en todo el mundo, salvando vidas, por lo que Banting y MacLeod recibieron el Premio Nobel de Medicina.